Temporada de calçots



La temporada de calçots va de noviembre a abril


Seguramente ya sabías que la temporada de calçots va de noviembre a abril, pero... ¿sabes cuándo se plantan los calçots? ¿Sabes cuándo se calzan? ¿Sabes cuándo es la Fiesta de la Calçotada? ¿Has oído hablar de Roquerola y de Montferri?



Información general

La plantación de los calçots se inicia a mediados de agosto o principios de septiembre y se puede alargar durante todo ese mes. Incluso se puede acabar de plantar hasta finales de octubre, según se quiera realizar la recolección. La temporada de calçots, propiamente dicha, va de noviembre a abril, siendo su período de máximo consumo durante los meses de enero, febrero y marzo.

La cebolla es una planta de doble ciclo, lo que significa que tarda dos años en finalizar su crecimiento.


Semillas

Las semillas de la cebolla se plantan en unas bandejas especiales durante los meses de diciembre y/o enero. Durante unos dos meses están creciendo hasta convertirse en cebollino (el plantel), que luego servirá para que se plante en la tierra y obtener cebollas.

Este proceso se suele llevar a cabo íntegramente en instalaciones profesionales (salas de germinación, invernaderos, riego por humidificación, etc.), dado que así es más fácil conseguir un crecimiento homogéneo de las semillas, y una menor merma.

Inicio del crecimiento del plantel en plena temporada de calçots Inicio del crecimiento del plantel en plena temporada de calçots

Se acostumbre a plantar 3 semillas de cebolla en cada agujero de las bandejas mencionadas en el punto anterior (ver fotos) para facilitar su posterior manipulación. Tanto en la germinación como en la posterior plantación, estas bandejas resultan muy cómodas.

Cabe añadir que el potencial genético de la semilla de cebolla baja mucho después del primer año (aproximadamente el 70%), y casi completamente después del segundo año.


El plantel

El plantel tiene que ser de la cebolla que recomienda la IGP "Calçot de Valls", así que no vale cualquier cebolla. Tiene que ser la cebolla "Allium Cepa L.", también llamada "Blanca Tardana de Lleida", o alguna de las nuevas variedades, Roquerola o Montferri*. Nosotros usamos el plantel adecuado, y cultivamos nuestras propias cebollas para poder garantizar que nuestro cultivo cumple con las normas de la IGP "Calçot de Valls".

* Un exhaustivo estudio realizado por el Dr. Joan Simó (de la Fundación Miquel Agustí), ha dado como resultado dos nuevas variedades de esta cebolla. Se trata de las variedades Roquerola y Montferri. La primera, Roquerola, es una cebolla temprana, que da sus calçots a principios de temporada. La segunda, Montferri, es tardía, y ofrece sus calçots a finales de temporada. Ambas variedades son fruto de un proceso de selección realizado durante cuatro años en tierras de la provincia de Tarragona. En Calsots.com usamos ambas variedades.


El plantel se tiene que plantar en Febrero o Marzo.

El plantel de cebolla que vamos a plantar Detalle del plantel de cebolla para calçots El campo completamente plantado

Cultivamos las cebollas hasta finales de junio, más o menos. Las vamos regando regularmente y cuidando que no crezca demasiada hierba. Cuando la cebolla ha crecido hasta el tamaño que buscamos, se arranca y se deja secar tirada en la tierra. Aquí se puede dejar hasta que se vuelva a plantar, o un poco antes. No se pueden conservar en almacenes por el riesgo (elevadísimo) de que se pudran.

Dejamos secar las cebollas para calçots tiradas en el campo

La plantación de la cebolla para calçots

La cebolla de calçot se empieza a plantar en septiembre. Muchos agricultores empiezan a plantar a mediados de agosto, algo que también está generalmente aceptado. La plantación de cebollas acostumbra a finalizar el mismo mes de septiembre, aunque hay agricultores que finalizan en octubre para poder alargar la temporada de calçots al máximo.

Las cebollas para calçots plantadas en los surcos Detalle de las cebollas para calçots plantadas dentro del surco Detalle del crecimiento de las cebollas para calçots

El riego

Nuestras tierras cuentan con pozo propio. Es por ello que podemos regar nuestros calçots cuando corresponde, una vez cada cuatro o cinco días, con agua abundante. También podemos garantizar que el agua no está tratada previamente, puesto que accedemos directamente al acuífero que pasa por debajo de nuestras tierras.

Regando las cebollas para calçots

La recolección (temporada de calçots)

La recolección se hace manualmente, mata a mata. De esta manera podemos seleccionar los calçots que están en las medidas indicadas por la IGP "Calçot de Valls", y descartar los que no. La recolección empieza en noviembre (inicio de la temporada de calçots), y ya no se interrumpe hasta Semana Santa, o alguna semana más.

Unos cuantos manojos de 50 unidades de calçots de Valls (con etiqueta de la IGP) durante la temporada de calçots Detalle de unos manojos de calçots en la temporada de calçots de Valls Manojo especial, de sólo 12 unidades, cuidadosamente seleccionado en la temporada de calçots 2013-2014

Los calçots que no llegan a las medidas indicadas por la IGP "Calçot de Valls" no se tiran. Se hacen manojos con un cordel de diferente color, no se les pone etiqueta, y se venden en mercados, tiendas y supermercados.

Fiesta de la Calçotada

En mitad de la temporada de calçots, el último domingo de enero, se celebra en Valls la Fiesta de la Calçotada. Este es el mayor evento que se celebra con el calçot como protagonista.

Hay quien considera que la Fiesta de la Calçotada marca el inicio de la temporada de calçots, pero eso no es así. Ya sabes que empieza en noviembre. Lo que sí es cierto es que a partir de este momento se dispara su consumo. Sería algo así como "el inicio de la temporada alta".

El final de la temporada de Calçots

El final de la temporada de calçots llega cuando empiezan a salir las primeras "trompas". Por "salir trompas" entendemos que los calçots empiezan a mostrar una hoja más dura que las demás, que va a portar la umbela con las semillas. Cuando sale la primera trompa, también dicho "cuando se espigan los calçots", hay que controlarlos constantemente porque se ponen duros. Este hecho suele suceder hacia la Semana Santa, aunque puede alargarse una o dos semanas más, e incluso hasta tres.


 

En Calsots.com nos preocupamos para que tengas la mejor calçotada.